Concéntrate en tu respiración, inspira abdominalmente de manera profunda y retén por 4 u 8 segundos, expira lentamente y retén de nuevo 4 u 8 segundos.

Busca tu propio ritmo y concéntrate en tu propia respiración, cuanto más lento y pausado lo hagas mejor te conectarás.

Lleva tu atención a tu respiración, inspira y retén, expira y retén; todo por la nariz lenta y pausadamente.

Sigue concentrad@ en tu respiración y con una de tus manos en el pecho, lo  golpeas suavemente y así activas la glándula del Timo.

Siente cómo tu glándula Timo se llena de Luz y comienza a activarse.

Visualiza una esfera de luz dorada que comienza a nacer en tu glándula Timo y va creciendo por todo tu pecho. Siente su energía, cómo va creciendo y cómo se llena de vitalidad.

Ahora pon ambas manos en tu pecho, siente la energía de la glándula Timo y mándala con tu respiración a la pituitaria (detrás de la nariz). Nota cómo en cada respiración aumenta su energía y su luz, activando tu pituitaria.

Visualízala llena de luz dorada, activando tu escucha. Ahora manda esa energía a la pineal, al centro de tu cerebro, tu centro de intuición.

Observa como una pequeña luz dorada que comienza a expandirse en tu pineal cada vez más y más grande. Percibe su energía que comienza a irradiarse a la coronilla.

Esa intensa luz dorada que se expande sin salir de la coronilla, sale de tu cabeza y se expande cada vez más y más. Activa tu glándula pineal, activa tu esencia de luz y de amor. Siente toda esta energía en tu chakra corona y vuelve a bajar toda esa energía por tu médula espinal (espalda).

Percibe esa energía y dirígela hasta tu primer chakra y vuelve a llevarla  nuevamente al Timo (Chakra Corazón), de ahí llévala a tu Pituitaria y ahora expande esa energía  de Amor a tu pineal.

Siente ese amor cómo te va sanando. Vuelve a descender esa energía a tu primer Chakra y nota cómo abre tu chakra raíz y lo llena de amor.

Vuelve a dirigir la energía al Timo, del Timo a la pituitaria y de ahí a la pineal. Siente el poder de la energía sanadora de tus tres glándulas en perfecto estado de conexión espiritual y nota cómo la energía baja y sube por tu kundalini.

Ahora fluye el Amor y la sanación por toda la Kundalini. Esa energía ocupa todo tu cuerpo, órganos, células, huesos, músculos.

 

 Ahora lentamente comienza a mover los pies, manos, cabeza y abre los ojos mirando de abajo/ arriba reconociendo la sala.

 

X