Carta de liberación del árbol genealógico, para el linaje masculino

Redacta esta carta de tu puño y letra y la lees durante 7 días seguidos, después la quemas y siembra una planta con sus cenizas, para transmutar.

 

Honro mi linaje masculino y te honro a ti papá, por ser el paciente agricultor de mi Alma.

Pues tras haber sembrado tu semilla, cultivaste con Amor y entrega aún sin poderme sentir dentro de ti. Recibiste tu cosecha, con la más delicada ternura y construiste un cordón de corazón a corazón, para unirte conmigo en Amor.

Te Bendigo, porque de ti he aprendido la protección, provisión, cuidado y guía. Si en el pasado hubo carencias, sé que fui yo quien te eligió para aprender de esa experiencia. Me responsabilizo de todo aquello que yo acepté e integré en mí como verdadero. Reconozco que tú cumpliste tu labor, de la mejor manera posible de acuerdo a tus propios recursos y dando cumplimiento al contrato de Alma, que ambos acordamos.

Perdono cualquier sufrimiento que hayamos co-creado y agradezco las lecciones que de este obtuvimos.

Libero toda historia de dolor, miedo, enojo, tristeza y su karma en nuestras vidas. Sé que me he convertido en quien soy hoy, gracias a tu aportación en mi vida. Todo lo que necesite corregir y mejorar es desde este momento mi labor.

Me siento acompañado/a por ti en cada paso. Pues el cordón que une tu corazón al mío, es inquebrantable y siempre palpitante. Es tu mirada la que me ha enseñado a ser reconocido/a por los hombres y las mujeres. Es tu Amor, el que me ha mostrado como merezco ser amado/a. Es tu Misericordia la que me ha dado confianza, para mostrar mi fuerza. Son tus caricias las que han dejado memoria en mi piel, para solo permitirse ser tocado/a por el otro/a en total Amor y entrega.

Asumo mi proceso y la responsabilidad de sanar con otros hombres y otras mujeres de mi camino, todo lo que haya quedado pendiente contigo.

 

Te Amo, Te Amo, Te Amo.
Gracias, Gracias, Gracias.

Pin It on Pinterest

Share This
X