Animales de Poder, según la filosofía de KilyOM