Primero escribe algo corto (con dos líneas sobre una hoja de papel es suficiente), sin preocuparte si tiene sentido y entierra el papel en una maceta o en un jardín.

Después llena la bañera con agua caliente, unas gotas de aceite esencial vetiver y todos los juguetes de goma que encuentres.

Date un buen baño de media hora mientras tiras con fuerza una y otra vez los juguetes en el agua y dejas que las gotas te salpiquen la cara y las paredes del cuarto de baño. Disfrutando como si fueras un niño/a pequeño, recuperando tu inocencia.

Sal del baño y antes de secarte, canta una canción a pleno pulmón.

Termina este ritual, realizando un dibujo sencillo pero con varios colores y arrojándolo después al fuego.

 

Sacado del libro: Magia blanca para el hogar, de Llum Montangue

 

Pin It on Pinterest

Share This
X