La lengua se está moviendo todo el día. Se expande, se contrae, se aplana, se vuelve a contraer. Al final del día, lo más probable es que la lengua haya hecho varios miles de movimientos.

Desde KilyOM  te invitamos a que tomes conciencia de lo que hablas, lo que piensas y como de una manera u otra, estamos todo el día pensando, hablando, juzgando, criticando…

Al igual que ocurre con la lengua, no prestamos atención a aquello que pensamos, decimos y sin embargo todo esos movimientos tanto internos como externos conforman nuestra manera de ver el mundo y nos definen con nuestras creencias.

Ser conscientes y prestar atención a lo que ocurre, abrazando sin juicio tus pensamientos, te ayudara a integrarlos en ti.

Pin It on Pinterest

Share This
X